cultura mexicana desde Polonia

EL SEXO DURANTE Y DESPUÉS DE LA PANDEMIA

¿Ha cambiado el comportamiento sexual a partir de que se implementaron los confinamientos?

Definitivamente sí. Yo estoy convencido de que la forma de entender y practicar el sexo, se ha visto afectado sin importar el tipo de relación. No importa si se trata de parejas heterosexuales, homosexuales, bisexuales, lesbianas, etc. Tampoco importa si se habla de relaciones bajo compromisos civiles, religiosos o libres, o si se trata de parejas que viven en la misma casa o separadas. Lo que es un hecho es que esta inesperada contingencia, ha traído consigo un cambio de paradigma conductual del que el sexo no se escapa.

 

Todos estos cambios se inician desde el proceso mismo del flirteo, del coqueteo, de la seducción con un desconocido o con un compañero de trabajo. ¿Cómo puedes coquetear con alguien y establecer una relación (sólida o pasajera), cuando ni siquiera puedes salir de casa? ¿cómo puedes tratar de seducir a tu atractiva compañera de trabajo si las fábricas y oficinas permanecen cerradas?

 

¿Qué ocurre con las quienes que viven en el mismo espacio?

Cualquiera pensaría que las parejas que pasan la cuarentena juntos pueden enriquecer su vida sexual, practicar variantes y reconocerse. También pueden practicar el sexo diariamente sin importar la frecuencia. Todo esto puede ser cierto, pero también podría ocurrir algún efecto contrario, quizá el aburrimiento y lo rutinario podrían llegar a apoderarse de la relación. Pero ¿qué ocurre cuando en un departamento de 50 metros cuadrados viven más de cuatro personas?…

Un caso muy diferente es, por ejemplo, el de los médicos, enfermeras y personal de salubridad quienes tienen que vivir en hoteles alejados de sus familias, quienes definitivamente han tenido que disminuir la frecuencia en la práctica del sexo.

 

¿Y después de la pandemia todo volverá a ser igual?

Esta pregunta me parece muy interesante desde su concepción pues implica envolverse en los mantos de la moral, de la libertad, del instinto, del sentido de pertenencia comunitaria y social, pero también al egoísmo y el fanatismo.

Sin duda el sexo y la manera de practicarlo cambiará a partir del fin del confinamiento, a partir de que se viva “la nueva realidad” -como le llaman algunos gobiernos-. Yo coincido plenamente con la opinión del connotado psicólogo, sexólogo, profesor polaco Zbigniew Lew-Starowicz, quien afirma en el artículo que publicó la periodista Krystyna Romanowska en la revista NewsWeek Polska, 2020-04-27, titulado “amor y sexo durante y después de la pandemia”, que al final del confinamiento habrá amores locos, mucho sexo virtual y a distancia, y también más divorcios. Ignoro a qué se refiere con eso de “amores locos”, pero suena muy interesante, siempre y cuando el respeto total a la pareja sea permanente.

 

Las características particulares de cada país, de cada comunidad, de cada grupo social y sus respectivos contextos impiden la posibilidad de marcar generalidades respecto al futuro respecto a la conducta sexual que los individuos y parejas ejercerán después de la pandemia. El contexto natural, el grado de afectación social y económica, la influencia de los medios de comunicación y el acceso y manejo de las redes sociales, son algunos factores que afectarán el comportamiento sexual, pero existe otro elemento que está presente en cada uno de los individuos del planeta, el cual, desde mi punto de vista, es el que prevalecerá y hará que las personas intenten revaluar la vida, por supuesto sin dejar de considerar las maravillas que convida el buen sexo. ¡Soy Optimista!

 

Abrazos muy fuertes… desde Polonia.

Enrixxx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *