cultura mexicana desde Polonia

«CALAVERIZACIÓN» DEL DÍA DE MUERTOS EN MÉXICO

HOLA OTRA VEZ DESDE LA HERMOSA POLONIA

Mucho se ha hablado y escrito acerca de la celebración del día de los muertos en México, por lo que en esta ocasión trato de abordar un fenómeno paralelo al que je bautizado como la “Calaverización del día de muertos”. Hay aquí un poco de historia y alguna opinión personal al respecto, si puedes leerlo, te invito a que lo comentes pues en el post anterior se hizo un buen debate. Ojalá te parezca interesante.

DE MÉXICO PARA EL MUNDO EN EL DÍA DE MUERTOS –“LA CALAVERA CATRINA”

Es un hecho innegable que la celebración del día de los muertos, tal y como se celebra en la actualidad es resultado del sincretismo entre las diversas culturas indígenas y las europeas que llegaron a México a partir de 1519. Antes de la conquista los indígenas adoraban a dioses y deidades quienes regían el mundo de los muertos, sin embargo, la celebración de cualquier acto relacionado con la muerte muy poco tenía que ver con la forma como lo expresamos en el presente. Por ejemplo, las fechas en las que se recuerdan a los difuntos, así como el propio nombre castellanizado, “Día de todos los santos y de los fieles difuntos”, fueron impuestos por los conquistadores españoles. Esta idea se sustenta en el hecho de que en Polonia y otros países europeos donde la religión católica es relevante, se llevan a cabo celebraciones a los difuntos en estos mismos días (los dos primeros días del mes de noviembre).

En México el día de muertos se celebra de diferentes maneras (misas católicas, procesiones, arreglos y limpieza en los cementerios, el montaje de vistosas ofrendas, etc.), pero de entre todas estas expresiones, sobresale una la cual ha tomado tal fuerza por su riqueza expresiva, su altísimo valor estético, por la enorme carga cultural que la soporta y por el contexto social que se vive en todo el mundo en nuestros días. Me refiero a la figura de la “Calavera”.

La Calavera Catrina, tiene su origen en México a principios del siglo XX y fue creada por el artista y periodista José Guadalupe Posada quien en un grabado de crítica social y política creó a la que originalmente se llamó “La Calavera Garbancera” que era un esqueleto femenino desnudo con un sombrero amplio al estilo de las damas de la aristocracia francesa. Con este personaje Posada se burlaba de las mujeres mexicanas que renegaban de su origen por querer parecer aristócratas europeas. De ahí el nombre de garbancera, que eran las mujeres que vendían garbanzos cuando anteriormente comerciaban con maíz. Pero no fue sino hasta 1947 cuando El gran muralista Diego Rivera la pintó de cuerpo entero y con ropa al estilo francés, con su típico sombrero amplio y emplumado y junto a su creador original, José Guadalupe Posada en su famoso mural “sueño de una tarde de domingo en la Alameda Central”, cuando finalmente se le llamó “La Calavera Catrina”. Vale la pena recordar que catrín se le llamaba en ese entonces a quien iba muy elegantemente vestido.

 

EL FENÓMENO MUNDIAL

En la década de los años ochenta del siglo pasado, la figura de la calavera catrina comenzó a tomar fuerza y a hacerse presente en diversos medios. La imagen de la calavera se hizo cada vez más indispensable en la celebración del día de muertos, tanto en espacios donde se representaban actos teatrales o exposiciones, como en la televisión y en la literatura popular al hacerse común componer versos con contenido sarcástico donde la protagonista es siempre la muerte, la calaca y la calavera.

 

 

La figura de la calavera catrina ha tomado desde entonces tanta fuerza que se ha convertido en un verdadero fenómeno nacional en México. En estas fechas infinidad de mujeres y hombres de todas las edades de disfrazan de calavera. Este fenómeno ha crecido tanto que esta imagen se observa por todas partes, en la televisión, en los diarios, en las revistas y por supuesto en las redes sociales. Se han creado desfiles multitudinarios en diversas ciudades de todo México, entre los cuales sobresale por sus dimensiones el de la Ciudad de México en el que los participantes se disfrazan de calaveras que aluden a cualquier tipo de personaje, incluyendo por supuesto a la infaltable catrina.

 

 

 

 

 

 

En Estados Unidos de América, Canadá y América del Sur la calavera catrina se hace cada vez más presente; en Europa, principalmente en España, Francia, Portugal e Italia está ocurriendo el mismo fenómeno, y en países como Alemania y Polonia, ya se asoman los rostros de hermosas chicas pintados de blanco con sombras y luces multicolores evocando a este peculiar y hermoso personaje de origen mexicano. Al respecto soy testigo de que aquí, en Polonia a determinados productos comerciales a los que se les otorga origen y referencia mexicana, se les publicita con la típica calavera, independientemente de la fecha del año en que éstos se vendan.

¿Fenómeno político y económico?, probablemente sí conlleve parte de esto, pero desde mi punto de vista vale la pena disfrutarlo por su gran contenido esencial.

 

Actualmente existe otro fenómeno que se desarrolla prácticamente en todo el mundo en estas mismas fechas. Aquí los “Zombis” son los protagonistas. Desconozco sus orígenes y por más que trato, no logro identificar sus valores y aunque no niego que es un movimiento poderoso, me declaro totalmente a favor de la “Calavera” ya que esta imagen, manifiesta plenamente el sentido de fiesta y del gusto por el color vivo y brillante, la pasión por la estética, por el dolor, por la vida y por el amor.   -Así, tal como somos los mexicanos-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *